Si sos de las que empiezan el día mirando la agenda en busca del “hueco” para ir al gym o hacer ejercicio y te angustiás porque no encontrás el momento… ¡No desesperes! La buena noticia es que una exhaustiva agenda no necesariamente nos limita a la hora de mantener nuestro cuerpo activo.

Quizás no lo sepas, pero hacer actividad física implica llevar a cabo cualquier movimiento corporal que realicemos con los músculos con su consecuente gasto de energía. Ello incluye las actividades que hacés al trabajar, jugar o viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas. Lo más importante es tener presente que la actividad física, tanto moderada como intensa, es beneficiosa para la salud.

En nuestro país, 5 de cada 10 personas no realizan actividad física por falta de tiempo. Es por eso que, aunque no logres armar una rutina de ejercicios, es importante que puedas moverte realizando actividades que disfrutes o aplicando pausas activas entre largos periodos de inactividad. ¡No hay excusas!

Photo by Freepik.

¿Qué es una Pausa Activa?

Son rutinas de ejercicios y movimientos posturales pautados de entre 10 y 15 minutos que se intercalan en nuestras actividades diarias.

El Ministerio de Salud de la Nación propone, en su programa “Tu Pausa Activa”, algunos de los siguientes consejos:

  • Menos compu y tele: con un poco de movimiento, mejorás tu estado físico, reducís riesgos para tu salud y tenés mejor ánimo.
  • Olvidate de las excusas y los mitos para no hacer actividad física, siempre hay algo que podés hacer.
  • No olvides consultar a tu médico antes de empezar a moverte o de incrementar el nivel de intensidad, en especial si tenés alguna dolencia o más de 50 años.

Para más información sobre el programa, podés ingresar acá, donde encontrarás videos de ejercicios guía para que puedas incorporarlos a tu jornada.

Dra. Florencia Rolandi

Médica Cardióloga, MN 100.667

 

Deja tu comentario