El camino hacia la salud implica un compromiso con uno mismo y con los otros. Tomar conciencia de lo que nos hace bien es una tarea compartida.

El 7 de abril la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró el “Día Mundial de la Salud” y su lema nos convoca a aunar esfuerzos y formar parte del proceso que garantiza el acceso a la salud para todos.

Según la OMS, los gobiernos, las sociedades científicas, las organizaciones civiles, los profesionales de la salud, las empresas, los medios y las personas en general, son algunos de los actores que pueden sumar su granito de arena. Y si bien hay escalas de acción, es importante que puedas sumar tu aporte con el compromiso de cuidarte a vos y a los que te rodean.

Estamos de acuerdo en que la mejora de la salud se relaciona con una serie de factores como vivienda, trabajo, seguridad social, recreación y un medio ambiente sin contaminación, entre otros. Y para modificar algunos de estos puntos, se requieren cambios más generales y más a largo plazo. Pero sí hay acciones que podemos realizar cada uno de nosotros, en los lugares donde vivimos, crecemos, estudiamos, trabajamos, nos divertimos y formamos familias, es decir: en el barrio, en la comuna.

Photo by Freepik.

¿Cuáles son esas acciones? Son una serie de pasos para proteger nuestra salud, la de nuestras familias y la de nuestra comunidad, a través de: ESTILOS DE VIDA y AMBIENTES SALUDABLES.

¿Cómo podemos sumar nuestro apoyo? Aquí te acercamos algunas pautas para que puedas implementarlas y compartirlas hablando con otros del tema.  

Alimentación Saludable y Actividad Física:

  • Reducí el consumo de sal y azúcar.
  • Evitá frituras.
  • Elegí cortes de carne magra.
  • Aumentá el consumo de frutas y verduras.
  • Consumí productos lácteos bajos en grasa.
  • Reducí el consumo de comida ultra procesada.
  • Recordá que la actividad física mejora la salud. Realizala al menos 3 veces por semana durante 30 minutos. Elegí algo que te guste. Las caminatas o la bicicleta son una buena opción; utilizar las escaleras en vez del ascensor; jugar activamente con los niños; bailar o hacer deportes.
  • Reducí la inactividad durante períodos largos. Por ejemplo, mirar televisión o estar frente a la computadora más de dos horas sin pausa.

Vivir en Ambientes Libres del Humo de Tabaco y otras adicciones:

  • No fumes.
  • Enseñale a los niños y adolescentes a decir NO al tabaco y otras sustancias nocivas. Recordá que los niños hacen caso a lo que ven más que a lo que un adulto les dice.
  • Evitá fumar o rodearte de personas que lo hacen si estás embarazada. El humo del tabaco puede dañar a los niños durante la gestación.
  • Protegé a los NO fumadores de los daños del tabaco ambiental.
  • Apoyá a las personas que tratan de dejar el tabaco.

Dra. Florencia Rolandi,

Médica Cardióloga, MN 100.667

 

 

 

Deja tu comentario