Una vez recibido el diagnóstico, es importante estar informado y asesorarse correctamente. También, es vital informar del diagnóstico a los familiares, amigos y por sobre todo, a las personas que convivan con la persona celíaca a fin de lograr el acompañamiento para llevar una correcta alimentación libre de gluten.
Algunas veces no se logra el total cumplimiento de la dieta ya que no se tiene en cuenta prevenir la contaminación cruzada en el hogar.

Es importante tener presente que existe la posibilidad de que los alimentos Sin TACC (Sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno), puedan, en algún momento, mezclarse o estar en contacto con el gluten. Al suceder esto, los alimentos dejan de ser aptos para celíacos.
La ingesta de gluten, aunque se trate de una transgresión involuntaria, puede generar consecuencias en la salud de las personas con celiaquía.

Imagen de Freepik.com

Cómo evitar la contaminación cruzada en el hogar:

  • No se deben tocar los alimentos ni platos sin gluten con las manos llenas de harina con gluten o con utensilios de cocina que hayan estado en contacto con alimentos con gluten.
  • Los alimentos libres de gluten deben manipularse sobre superficies limpias (bandejas de horno, mesadas, etc).
  • Es necesario reorganizar las alacenas o las despensas, separando y reubicando los productos con gluten de los que no lo contienen.
  • Es conveniente disponer de ciertos utensilios exclusivos a la hora de cocinar, como por ejemplo, tostadoras, batidoras, hornos de pan, palos de amasar, etc.
  • Se puede utilizar papel aluminio para aislar bandejas, asaderas, etc. que hayan sido utilizadas con preparaciones con gluten.
  • Al cocinar o freír, no se debe utilizar agua ni aceite que haya estado en contacto con alimentos que contengan gluten.
  • Es conveniente rotular o identificar fácilmente las preparaciones Sin TACC que se guarden en la heladera a fin de no confundirse con otras que si contienen gluten.
  • Es aconsejable preparar siempre los platos libres de gluten en primer lugar.
  • No resulta necesario disponer de vajilla exclusiva para la persona celíaca (platos, vasos, cubiertos), pero hay que asegurarse que siempre esté bien limpia.
  • Se debe prestar atención a los alimentos untables como aderezos, quesos crema, mermeladas, mantecas y dulce de leche. Cuando se comparten en la mesa es muy frecuente introducir un cuchillo o cuchara en el recipiente con algunas migajas de pan o galletitas con gluten. Quienes no sean celíacos pueden optar por servirse una porción en el plato o en un recipiente más pequeño para evitar la contaminación.
  • Es aconsejable utilizar tablas plásticas para cortar o picar, ya que aunque se limpien, las superficies porosas como la madera, pueden retener partículas de harina o preparaciones con gluten.
  • Evitar el uso compartido de paños, repasadores, agarraderas y guantes también contribuye a evitar la contaminación cruzada.
  • Se recomienda servir la comida con y sin gluten en recipientes separados.

Contaminación cruzada en la industria.
En la industria, los alimentos libres de gluten pueden contaminarse de forma cruzada. Esto sucede en el caso de que en el mismo establecimiento se elaboren, procesen y/o se fraccionen alimentos que contengan gluten.
Esta contaminación puede ocurrir en cualquier etapa de la fabricación de un alimento, ya sea en las maquinarias, utensilios, higiene de las manos, indumentaria del personal, elemento de limpieza y superficies.
Para llevar una correcta alimentación libre de gluten se deben consumir únicamente aquellos alimentos que se encuentren inscriptos como libres de gluten.

El después de una contaminación por gluten.
No existen tratamientos o fármacos para recuperarse cuando el celíaco sufre una contaminación por gluten. Cada persona reacciona de forma diferente, lo único que compartimos todos los celiacos es el deterioro de las vellosidades intestinales cuando se ingiere gluten de forma involuntaria.

En estos casos, lo más recomendado por los profesionales de la salud es descansar e hidratarse mucho (incluso sin tener sensación de sed), lo mejor es el agua.

Habitualmente no suele ser necesario concurrir al médico a no ser que los síntomas sean mucho más fuertes de lo habitual o que se produzcan nuevas reacciones o se sospeche de un cuadro de deshidratación.
También es recomendable realizar una dieta a base de alimentos que no generen una inflamación del intestino, como por ejemplo, evitar las fibras, lácteos, frituras, etc.

Más información en:
Asociación Celíaca Argentina


www.celiaco.org.ar

Deja tu comentario