Cuando comemos en exceso o nuestras comidas incluyen cierto tipo de alimentos es posible que nos cueste dormir. Los hábitos alimenticios influyen directamente en la inducción del sueño.

Son tres hormonas, la melatonina, el triptófano y la serotonina, las que participan del ciclo circadiano de sueño/vigilia. Y aunque no sea frecuente escuchar sobre ellas y su relación con la comida, muchos alimentos las incluyen o intervienen en su producción o inhibición.

Imagen de Freepik.com

Por eso, la ingesta de ciertos alimentos puede beneficiarnos para lograr una mejor calidad en nuestro descanso.

  • La melatonina se encuentra en la ingesta de cerezas, bananas, espinaca, en el tomate en menor medida, las nueces y el maní, y los cereales integrales como el arroz, el maíz y la avena.
  • El triptófano se encuentra presente en carnes blancas y pescados, en especial en las magras como el atún y la pechuga de pollo, en los camarones y en los lácteos, los huevos y las legumbres, junto con la palta.
  • La serotonina puede encontrarse también en los lácteos, los huevos, las legumbres, los frutos secos, la banana, avena, cereales integrales y en la papa.

Siempre consultá a tu médico por cualquier inquietud.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667

Deja tu comentario