El sueño en los niños es un proceso que va cambiando en relación a su madurez y desarrollo. Y si bien la cantidad de horas de sueño va disminuyendo a lo largo de la infancia, es importante no perder de vista su rol fundamental. Un descanso apropiado garantiza, junto a otros factores, el correcto crecimiento de nuestros hijos.
Aunque cada familia tenga sus características particulares y la rutina de descanso se amolde siempre a su dinámica, el sueño es un aprendizaje que puede facilitarse si se tienen en cuenta algunas pautas.

Imagen de Freepik.com

A continuación, te proponemos algunos consejos teniendo en cuenta las recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría para que en familia puedas acompañar a los más pequeños en el hábito de la inducción del sueño.

  • Establecé una rutina agradable, con un horario regular, que le permita asociar un estímulo con la hora de ir a la cama (luces bajas, música suave, baño, cuento).
  • Evitá las pantallas y la actividad física enérgica una hora antes de dormir.
  • Acostá al niño despierto para que logre conciliar el sueño solo. Puede usar un osito o algo similar que permanezca con él toda la noche.
  • Acostá a tu hijo adecuadamente en un ambiente oscuro, silencioso, y con la temperatura adecuada.
  • Acostá al bebé en su cuna, boca arriba, sobre colchón firme y sin almohada.
  • Chequeá que sus pies toquen el borde de la cuna, y sus brazos estén fuera de la sábana.
  • No fumes en la habitación.
  • Respetá los tiempos de tu hijo.
  • Evitá darle comida en exceso o pesada ante de ir a dormir.
  • Evitá darles bebidas con azúcar o bebidas colas.

Y no dejes de consultar a tu médico siempre que tengas alguna inquietud.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667

Deja tu comentario