La llegada de la primavera es una época muy esperada. Renueva nuestras energías, nos alienta a aprovechar los días cada vez más largos y, además, permite que disfrutemos de mayor cantidad de actividades al aire libre.
Lo que no podemos dejar de considerar, es que nuestro organismo requiere un proceso de adaptación ante los cambios estacionales.

Si bien los cambios van ocurriendo gradualmente (aunque en los últimos tiempos, cada vez menos gradual), durante la primavera hay más horas de luz, más calorcito por aumento de la temperatura y también disminuye la producción de melatonina – hormona encargada de inducirnos al sueño -. Estos cambios tienen su lado benéfico e influyen positivamente en el ánimo de las personas; pero no basta sólo con eso para disfrutar a pleno esta etapa. Es fundamental incorporar algunos cambios en nuestros hábitos de vida.

Imagen de Freepik.com

A continuación, te acercamos algunos consejos para que tu organismo se adapte de manera adecuada, puedas disfrutar los próximos meses y aprovechar su energía revitalizante.

  • Disminuí la cantidad de alimentos o elegí opciones menos calóricas. Con la partida del inverno, y con él del frío, nuestro organismo necesita menos energía para mantener su temperatura interna.
  • Mantené una alimentación balanceada. En esta época del año, crece la variedad de frutas y verduras disponibles. Sustituí los alimentos calóricos por algunos más ligeros. Aprovechá las nuevas opciones eligiendo siempre frutas de estación. 
  • Hidratate. Aumentá la cantidad de líquido fresco. Tomá agua varias veces al día evitando sentir sensación de sed (señal que indica el comienzo de la deshidratación). Sumá jugos de fruta naturales que ayuden a refrescarte e incorporen a tu organismo nutrientes.
  • Tomá sol.  Favorece la absorción de vitamina D que contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso y a mantener saludable nuestra estructura ósea. Hacelo siempre fuera de los horarios de riesgo de exposición al sol y con protector solar según las necesidades de tu piel. 
  • Descansá adecuadamente. Respeta tus horarios y descansá de manera continua al menos 7 horas para una buena recuperación mental y física. Antes de dormir podés realizar alguna actividad o método de relajación para reducir la tensión y el estrés.
  • Realizá algún deporte o actividad física al aire libre que te permita reducir los niveles de estrés, divertirte y convivir con otras personas para que tu adaptación sea más amena.

Por último, la primavera es la estación donde proliferan las alergias. Su causa está relacionada con la polinización que prepara las plantas para su florecimiento. Si tenés predisposición o sentís algún malestar fuera de lo común, no dejes de consultar a tu médico.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667

Deja tu comentario