Se estima que en nuestro país, 1 de cada 100 personas puede ser celíaca, sin embargo, en niños esa prevalencia es aún mayor, ya que estudios recientes indican que 1 de cada 80 niños puede ser celíaco

Teniendo en cuenta el dato mencionado, el aumento del número de niños celíacos en edad escolar es notable, por lo que resulta de vital importancia que la comunidad educativa tenga conocimiento de la celiaquía y la dieta libre de gluten.

En la escuela el niño celíaco convive diariamente con docentes, cuidadores, compañeros, cocineros y auxiliares. Es necesario que todos tengan conocimiento de qué implica para él llevar una dieta libre de gluten y del comportamiento que deben tener para conseguir que dicha dieta sea lo más cuidadosa posible y el niño no se sienta discriminado.


¿Qué puede comer el niño con celiaquía?

No se debe perder de vista que además de excluir el gluten de la dieta, la alimentación de los niños con celiaquía debe ser lo más natural posible. Pueden consumir cualquier tipo de frutas, vegetales, carnes, huevos y legumbres en su estado natural.

Imagen de freepik.com


El rol de la familia

Es muy importante que el entorno familiar converse con el niño acerca de la condición celíaca de forma clara. Esto favorece a que ellos mismos sepan decir que no frente al ofrecimiento de alimentos que contienen gluten, independientemente de que otros niños puedan comerlos sin verse afectados.

Se le debe enseñar a los niños cuáles son los alimentos que pueden comer y los que no, evitando esconder u ocultar aquellos que contengan gluten ya que esto no evita que los niños puedan comerlos en otro lugar.

En todos los casos, la familia debe informarle a la escuela sobre la condición celíaca, así como el riesgo que implica el consumo de alimentos no permitidos o contaminados.

Se debe procurar que a la hora de comer en el ámbito escolar, los niños celíacos no se sientan diferentes al resto de sus compañeros. En alguna ocasión especial como festejos, sería muy importante que los niños celíacos puedan compartir alimentos sin gluten con el resto.


El rol de la escuela

Más allá del acompañamiento en el aprendizaje y el desarrollo propio de cada niño que es habitual en la edad escolar, es conveniente que el equipo educativo lleve a cabo actividades dentro de la escuela que favorezcan la inclusión de los chicos con celiaquía. Una opción puede ser a través de juegos, cuentos y talleres donde se le explique al resto de la clase de qué se trata, cuáles son los alimentos qué no se pueden consumir y el porqué, de manera que todos colaboren para que el niño no se sienta diferente. La escuela no puede ser un ámbito en donde no se integre al niño celíaco.


Algunas situaciones a tener en cuenta:

  • En fiestas, cumpleaños o cualquier celebración que se lleve a cabo en la escuela, se debe tener presente la dieta Libre de Gluten – Sin TACC del niño celíaco, y en lo posible, contar con algún alimento que pueda consumir en dicha ocasión.
  • Si se realizan salidas o excursiones con la escuela, se recomienda acordar con los padres del niño los alimentos que se llevarán desde la casa. En el caso de que coman en otro lugar, se recomienda informar con anterioridad para que puedan prepararle un plato adecuado.
  • Si los niños muestran interés por la temática, se puede distribuir entre ellos una receta Sin TACC de fácil preparación (como galletitas, torta, panqueques, etc.) para que puedan elaborar en su casa, o coordinar para cocinarlos todos juntos en el aula, de forma de favorecer la integración.

 

En el comedor de la escuela

Si el establecimiento educativo cuenta con comedor y el niño celíaco concurre, es de vital importancia informar sobre esta situación a las personas que se encargan de la preparación y manipulación de los alimentos.
Puede resultar de utilidad que el responsable de la cocina se reúna con el niño con celiaquía y sus padres para acordar un menú Sin TACC y conocer cómo deben manipularse los alimentos.

Es sumamente importante saber que apenas unas migas de pan pueden contaminar la comida del niño celíaco. De ahí que no sólo es vital elegir los alimentos apropiados (aquellos que son libres de gluten) sino también manipularlos correctamente. La Asociación Celíaca Argentina dispone de material específico para las escuelas y comedores escolares.

Si el comedor de la escuela está gestionado por una empresa externa de catering, es conveniente que la dirección del centro educativo se contacte con ésta para solicitar menúes libres de gluten.

Por último, cualquier chico con celiaquía puede llevar una vida normal e integrarse perfectamente si mantiene una dieta libre de gluten. Por eso es importante el conocimiento para derribar mitos y no tratar a los niños como “enfermos”, sino que únicamente no puede consumir determinados alimentos.

El conocimiento favorece la integración que resulta fundamental para que cualquier chico con celiaquía pueda disfrutar de esta etapa de su vida.

Más información en:
Asociación Celíaca Argentina 

www.celiaco.org.ar

Deja tu comentario