Llevar de por vida, una correcta alimentación libre de gluten, sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno (TACC) es el único tratamiento para la celiaquía.
Actualmente el mercado ofrece una amplia variedad de productos industrializados libres de gluten, lo cual suele ser muy práctico a la hora de consumir alimentos de forma rápida y/o fuera del hogar. Sin embargo, es necesario replantearse, ¿cuál es la calidad nutricional de los productos que estamos consumiendo?

Algunos profesionales médicos están preocupados por el aumento de peso, como por la subida del colesterol y triglicéridos en personas celíacas que no llevan una dieta equilibrada libre de gluten.

Si tenemos en cuenta la información nutricional detallada en algunos productos industrializados específicos libres de gluten (panificados, alfajores, snacks, galletitas, entre otros) que se comercializan en nuestro país, podemos observar que existen algunas diferencias respecto al contenido de grasas, sodio y fibra, con los productos elaborados con gluten.

Por lo general, la materia grasa utilizada en la mayoría de los productos SIN TACC es manteca y/o margarina, las cuales aportan grandes cantidades de grasas saturadas. El consumo elevado de éstas, puede provocar un aumento del colesterol malo en la sangre, incrementando así, el riesgo de padecer otras enfermedades asociadas.

Por otro lado, se ha observado que productos como galletitas dulces, snacks y panificados tienen un alto contenido de sodio. Este mineral no sólo se utiliza en la industria para dar sabor, sino también como conservante, por lo que es muy frecuente encontrar cantidades elevadas del mismo.

La mayoría de los productos Sin TACC están elaborados con almidones refinados, que carecen de fibra.
La fibra es beneficiosa para la salud, principalmente porque ayuda a disminuir la absorción del colesterol y a regular el tránsito intestinal.
Por lo tanto, si no se realiza correctamente y a consciencia, la dieta sin gluten puede convertirse en poco saludable.

Algunas recomendaciones para mejorar el valor nutricional de los alimentos en nuestra dieta:

  • Para evitar el consumo excesivo de grasas saturadas y colesterol: se puede reemplazar la manteca y la margarina por aceites vegetales como maíz, girasol, oliva, soja, coco, etc. y además, elegir lácteos descremados.
  • Utilizar la sal de mesa en cantidades moderadas: aportar sabor a las preparaciones mediante condimentos y especias libres de gluten.
  • Consumir diariamente frutas y vegetales de todos los colores: sumar opciones como manzanas, peras, naranjas, higos, ciruelas, etc. y semillas para aumentar el aporte de fibra.
  • Incorporar el consumo de granos enteros libres de gluten: como amaranto, quínoa, trigo sarraceno, arroz integral que se encuentren certificados y rotulados con el logo Sin TACC. 
  • Incorporar en la alimentación diaria legumbres, frutos secos y semillas: en las porciones recomendadas por las Guías Alimentarias.
  • Incorporar los alimentos integrales: sumarlos en lo posible a la dieta diaria ya que los alimentos sin procesar tienen nutrientes que los alimentos procesados ya no los contienen.

Desde la Asociación recomendamos llevar una dieta con productos libre de gluten los más naturales posibles, intentando no abusar de alimentos procesados o industrializados que contribuyen a una alimentación no saludable y pueden perjudicar de una manera u otra nuestra salud.
No dejes de consultar a tu médico por cualquier duda o consulta que puedas tener.

Deja tu comentario