Comienza el verano y con él, las altas temperaturas; por eso es importante prestarle más atención a nuestra hidratación.
Ya sea porque te vas de vacaciones o te quedás en la ciudad, hay que estar atentos sobre los diversos requerimientos de agua que nuestro organismo necesita para realizar las actividades que nos proponemos.

Imagen de freepik.com

Cuando tenemos calor, nuestro organismo pone en funcionamiento mecanismos de enfriamiento como la sudoración y la evaporación de agua por medio de la respiración. También influyen en su intensidad la humedad, la ropa que usamos y el tipo de actividad física que realizamos. Por lo tanto resulta que a mayor sudoración, más líquido necesitamos ingerir.
Por suerte, hay señales que pueden ayudarnos a darnos cuenta si nuestro organismo tiene menos agua del que necesita para funcionar de manera óptima, es decir, comenzar a deshidratarnos. Ellos son:

  • La sed: que es una señal que envía el cerebro cuando la pérdida de líquido supera el 1% del peso corporal. Se percibe como una situación desagradable afectando de forma desfavorable el estado de ánimo.
  • El color y la cantidad de la orina: cuando estamos deshidratados, la eliminación de orina es de color amarillo oscuro y su cantidad es escasa.

Para evitar que estos signos se hagan evidentes, te recomendamos tomar entre 6 y 8 (250ml) vasos de agua repartidos en el día, jugos naturales y, además, comer alimentos livianos y frescos como frutas y verduras de manera frecuente.

Ante cualquier duda, consulta con tu médico.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667

Deja tu comentario