Si sos de las que siempre sienten hambre, quizás sea útil que conozcas el concepto de Índice Glucémico (IG) a la hora de elegir tus alimentos.

El índice glucémico indica la velocidad con la que el organismo degrada los carbohidratos hasta que llegan a la sangre en forma de glucosa. Los carbohidratos con un alto IG son degradados y vertidos a la sangre en forma de glucosa de manera muy rápida, mientras que los de bajo IG lo hacen en forma lenta y progresiva.

Cuando el cuerpo tiene bajos niveles de glucosa -hipoglucemia- aparece la sensación de hambre. Por el contrario, los niveles muy elevados -hiperglucemia- generan insulina, que almacenan la glucosa transformada en glucógeno y grasa a un ritmo veloz. Esta rápida disminución es la causa de que la sensación de hambre aparezca de nuevo.

Para evitar sentir hambre, es mejor que nuestra alimentación esté basada en alimentos con un índice por debajo de 50: cuanto menor sea su índice, más constantes serán nuestros niveles de glucemia.

Photo by Freepik.

El valor de IG no sólo depende del alimento en sí, sino también de la combinación entre ellos y la forma en que los cocinamos. Aquí van algunos tips para elegir los alimentos, combinarlos y prepararlos.

  • Cuanto más procesados son los alimentos, mayor es su IG.
  • La cocción aumenta el IG. Por ejemplo, la pasta al dente tiene menos índice que cuando queda muy cocida; la papa cocida e ingerida en caliente, también.
  • Los hidratos de carbono combinados con proteínas y grasas descienden el Índice Glucémico.

Aquí te compartimos algunos de los ejemplos de IG de ciertos alimentos descritos en las Guías GAPA elaboradas por el Ministerio de Salud de la Nación.

ÍNDICE GLUCÉMICO DE ALGUNOS ALIMENTOS/NUTRIENTES
ALIMENTOS CON IG MUY BAJO (≤ 40)
Manzanas crudas
Lentejas
Zanahorias (cocidas)
Leche de vaca
ALIMENTOS CON IG BAJO (41 – 55)
Fideos y pasta
Jugo de manzana o naranja
Naranja
Yogur (con frutas)
ALIMENTOS CON IG INTERMEDIO (56 – 70)
Arroz integral
Copos de avena
Refrescos
Sacarosa (azúcar de mesa)
ALIMENTOS CON IG ALTO (> 70)
Pan (blanco o integral)
Papa hervida
Papa frita y puré de papa
Arroz blanco (bajo en amilosa o “arroz glutinoso”)
Galletas de arroz

Dra. Florencia Rolandi

Médica Cardióloga, MN 100.667

 

RECETA N° 1

Pasta con hongos (para 1 porción)

Ingredientes:

  • 75 a 120gs de pasta seca. (Mejor si es integral).
  • 225gs de hongos picados (shiitake, portobello, champiñones, etc).
  • 1 diente de ajo picado.
  • 115gs de zanahoria rallada.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Perejil picado.

Preparación:

1- Cociná la pasta según las instrucciones del paquete. En cuanto esté lista, colala y retirala a un costado.

2- En una sartén, colocá el aceite de oliva, los ajos y los hongos. Unos minutos después, agregá la zanahoria rallada. Revolvelo bien para incorporar mejor los sabores.

3- Agregá la pasta y revolvé la preparación a fuego medio no más de dos minutos. La idea es calentar la pasta, no recocinarla o saltearla.

4- Serví en el plato y agregá pimienta y perejil a gusto.

RECETA N° 2:

Cazuela de arroz, brócoli y almendras (para 4 porciones).

Ingredientes:

  • 1 taza de arroz integral.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 taza de brócoli.
  • 4 cucharadas de almendras crudas con piel.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 3 dientes de ajo picadas.
  • Sal y pimienta.

Preparación:

1 – Poné a hervir el arroz integral a fuego fuerte en una cacerola junto con las 2 tazas de agua. Cuando empiece a hervir destapá la cacerola y bajá el fuego al mínimo. Cocinalo hasta que se evapore el agua.              

2 – En una cacerola aparte, poné agua a hervir, y una vez que llega a los 100°C agregá el brócoli lavado y separado unos 3 minutos, hasta que tengan un color verde brillante que indica que están ligeramente cocidos, pero aún crocantes.                                                                            

3 – En una sartén aparte, poné 3 cucharadas de aceite de oliva y rehoga los 3 dientes de ajo picados hasta que se tuesten ligeramente. Agregá el arroz y revolvé enérgicamente con una espátula de madera.

4 – Justo antes de servir, agregá el brócoli y las almendras cortadas. Sal y pimienta a gusto.

¡Listo para comer!     

Si vas a hacer ejercicio, es importante que conozcas los secretos de una alimentación adecuada antes de comenzar tu actividad. Así, evitarás sentir fatiga durante el entrenamiento y lesiones en tus músculos.

Los grandes deportistas dependen de los carbohidratos para tener un buen desempeño en los entrenamientos y obtener una rápida recuperación. Ahora bien, si los alimentos tienen también grandes cantidades de grasa, el cuerpo va a realizar un proceso más complejo para degradarlas; y además de ser más lento, estará con menos disponibilidad de energía a la hora de comenzar el ejercicio.

Los alimentos ricos en carbohidratos, bajos en proteína y bajos en grasas son ideales para tener una práctica sin forzar de más nuestros músculos y disfrutar de la experiencia deportiva.

Photo by Freepik.

A continuación, te acercamos un listado de alimentos que pueden ser buenos aliados a la hora de hacer ejercicio.

  • Elegí productos de granos: pan, pasta, arroz, avena o cereales.
  • Optá por las colaciones livianas: galletas de arroz, turrones o pochoclo.
  • Preferí verduras ricas en almidón: media taza de maíz, papas o batatas y una taza de zapallo calabaza anco.
  • Comé frutas: una taza de sandía o melón, media taza de ananá, una manzana o banana, tres cuartos de taza de frutos rojos.
  • Elegí frutos secos: un cuarto de taza de almendras, avellanas, nueces o castañas, entre otros.

No dejes de consultar a tu médico antes de iniciar cualquier actividad física

Dra. Florencia Rolandi

Médica Cardióloga, MN 100.667

El camino hacia la salud implica un compromiso con uno mismo y con los otros. Tomar conciencia de lo que nos hace bien es una tarea compartida.

El 7 de abril la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró el “Día Mundial de la Salud” y su lema nos convoca a aunar esfuerzos y formar parte del proceso que garantiza el acceso a la salud para todos.

Según la OMS, los gobiernos, las sociedades científicas, las organizaciones civiles, los profesionales de la salud, las empresas, los medios y las personas en general, son algunos de los actores que pueden sumar su granito de arena. Y si bien hay escalas de acción, es importante que puedas sumar tu aporte con el compromiso de cuidarte a vos y a los que te rodean.

Estamos de acuerdo en que la mejora de la salud se relaciona con una serie de factores como vivienda, trabajo, seguridad social, recreación y un medio ambiente sin contaminación, entre otros. Y para modificar algunos de estos puntos, se requieren cambios más generales y más a largo plazo. Pero sí hay acciones que podemos realizar cada uno de nosotros, en los lugares donde vivimos, crecemos, estudiamos, trabajamos, nos divertimos y formamos familias, es decir: en el barrio, en la comuna.

Photo by Freepik.

¿Cuáles son esas acciones? Son una serie de pasos para proteger nuestra salud, la de nuestras familias y la de nuestra comunidad, a través de: ESTILOS DE VIDA y AMBIENTES SALUDABLES.

¿Cómo podemos sumar nuestro apoyo? Aquí te acercamos algunas pautas para que puedas implementarlas y compartirlas hablando con otros del tema.  

Alimentación Saludable y Actividad Física:

  • Reducí el consumo de sal y azúcar.
  • Evitá frituras.
  • Elegí cortes de carne magra.
  • Aumentá el consumo de frutas y verduras.
  • Consumí productos lácteos bajos en grasa.
  • Reducí el consumo de comida ultra procesada.
  • Recordá que la actividad física mejora la salud. Realizala al menos 3 veces por semana durante 30 minutos. Elegí algo que te guste. Las caminatas o la bicicleta son una buena opción; utilizar las escaleras en vez del ascensor; jugar activamente con los niños; bailar o hacer deportes.
  • Reducí la inactividad durante períodos largos. Por ejemplo, mirar televisión o estar frente a la computadora más de dos horas sin pausa.

Vivir en Ambientes Libres del Humo de Tabaco y otras adicciones:

  • No fumes.
  • Enseñale a los niños y adolescentes a decir NO al tabaco y otras sustancias nocivas. Recordá que los niños hacen caso a lo que ven más que a lo que un adulto les dice.
  • Evitá fumar o rodearte de personas que lo hacen si estás embarazada. El humo del tabaco puede dañar a los niños durante la gestación.
  • Protegé a los NO fumadores de los daños del tabaco ambiental.
  • Apoyá a las personas que tratan de dejar el tabaco.

Dra. Florencia Rolandi,

Médica Cardióloga, MN 100.667

 

 

 

Empiezan las clases y los chicos pasan, muchas veces, más tiempo fuera que dentro de casa. Sus requerimientos energéticos aumentan y por eso es fundamental cuidar su alimentación y en especial su calidad nutritiva.

La colación para los recreos y la vianda no pueden dejarse de lado dentro del plan de alimentación diario.

Es importante reducir el consumo de productos que aportan calorías vacías (calorías que no aportan nutrientes), como las grasas saturadas y azúcares refinados, eligiendo opciones más saludables con fibras y sin azúcar agregada.

Las frutas, tanto frescas como secas, son una excelente opción y los panificados integrales o con cereales son grandes aliados, ya sea en forma de barritas caseras, trufas saludables, galletas y/o sándwiches.

Photo by Freepik.

 

Según el Ministerio de Salud de la Nación, casi la mitad de los niños y adolescentes en Argentina toman bebidas azucaradas al menos dos veces al día.

Por eso, no olvides prestar especial atención a las bebidas que ellos ingieren en el colegio ya que, muchas veces, representan una gran proporción del azúcar diario que consumen.

Te acercamos una receta muy fácil y rápida para que los chicos puedan llevar al cole y, por qué no, divertirse cocinando juntos.   

RECETA

Galletitas de sésamo y frutos disecados (para 12 unidades).

Ingredientes:

  • 8 ciruelas pasas picadas. (Podes probar también con dátiles).
  • 100 ml de agua.
  • 100 g de semillas de sésamo.
  • 50 g de harina integral de trigo.
  • ½ cucharadita de canela.
  • 50 grs de almendras picadas.
  • Ralladura de cáscara de 1 naranja (¡si es orgánica mejor!).
  • 2 cucharadas de jugo de naranja.
  • 1 huevo.

Preparación:

  1. Mezclá en un bowl las semillas de sésamo, la harina, la canela y las almendras.
  2. Agregá la cáscara de naranja rallada, el jugo y las ciruelas pasas picadas previamente hidratados con el agua.
  3. Batí el huevo e incorporalo a la preparación.
  4. Colocá en una placa de horno con papel antiadherente una cucharada de la pasta con una separación de 6 cm entre cada una.
  5. Hornealas entre 15 -20 minutos en el horno precalentado a 180°C.

 Dra. Florencia Rolandi

Médica Cardióloga, MN 100.667

Si sos de las que empiezan el día mirando la agenda en busca del “hueco” para ir al gym o hacer ejercicio y te angustiás porque no encontrás el momento… ¡No desesperes! La buena noticia es que una exhaustiva agenda no necesariamente nos limita a la hora de mantener nuestro cuerpo activo.

Quizás no lo sepas, pero hacer actividad física implica llevar a cabo cualquier movimiento corporal que realicemos con los músculos con su consecuente gasto de energía. Ello incluye las actividades que hacés al trabajar, jugar o viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas. Lo más importante es tener presente que la actividad física, tanto moderada como intensa, es beneficiosa para la salud.

En nuestro país, 5 de cada 10 personas no realizan actividad física por falta de tiempo. Es por eso que, aunque no logres armar una rutina de ejercicios, es importante que puedas moverte realizando actividades que disfrutes o aplicando pausas activas entre largos periodos de inactividad. ¡No hay excusas!

Photo by Freepik.

¿Qué es una Pausa Activa?

Son rutinas de ejercicios y movimientos posturales pautados de entre 10 y 15 minutos que se intercalan en nuestras actividades diarias.

El Ministerio de Salud de la Nación propone, en su programa “Tu Pausa Activa”, algunos de los siguientes consejos:

  • Menos compu y tele: con un poco de movimiento, mejorás tu estado físico, reducís riesgos para tu salud y tenés mejor ánimo.
  • Olvidate de las excusas y los mitos para no hacer actividad física, siempre hay algo que podés hacer.
  • No olvides consultar a tu médico antes de empezar a moverte o de incrementar el nivel de intensidad, en especial si tenés alguna dolencia o más de 50 años.

Para más información sobre el programa, podés ingresar acá, donde encontrarás videos de ejercicios guía para que puedas incorporarlos a tu jornada.

Dra. Florencia Rolandi

Médica Cardióloga, MN 100.667

 

Una buena hidratación es fundamental si buscás realizar actividad física con garantías de salud y un buen rendimiento físico.

Cuando entrenamos, entramos en calor y nuestro cuerpo aumenta su temperatura. Es a partir de los 37° que los mecanismos de equilibrio térmico empiezan a trabajar, generando sudoración con su consecuente pérdida de agua y sales.

El riesgo es entrar en un estado de deshidratación que puede disminuir el rendimiento muscular, generar descompensación térmica y mareos, fatiga muscular y propensión a lesiones.

Photo by Freepik

Ahora bien, para lograr una correcta hidratación es importante que tengas en cuenta tres momentos: antes, durante y después del ejercicio. Cada uno tiene sus características especiales, y puede haber variaciones con relación a la contextura física de cada persona y las condiciones climáticas del ambiente, pero te acercamos una breve guía para evitar forzar el cuerpo y tener una mejor experiencia a la hora de moverte.

Antes: hidratate en pequeñas cantidades (de 5 a 7 ml/kg) durante las 4 horas previas. Por ejemplo, si pesas 60kg, tomá vasos de 350ml de agua. Dato útil: el color claro en la orina nos da la señal de estar bien hidratados.

Durante: dependiendo de la intensidad de la actividad física que realices, asegurate de ingerir entre 0,6 a 1L por hora. Tomá pequeños sorbos cada 15 o 20 minutos.

Después: Pesate antes y después del ejercicio. Una buena rehidratación implica recuperar lo antes posible entre 150 y 200% del peso que perdiste durante el ejercicio.

Siempre recordá que, ante cualquier consulta, debés consultar a un médico.

Dra. Florencia Roland

Médica Cardióloga, MN 100.667

Llevar una dieta libre de gluten (sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno) no es lo único que debe tener en cuenta la persona celíaca o intolerante al gluten al momento de recibir el diagnóstico.

Es importante alimentarse saludablemente. Una alimentación saludable debe ser variada, balanceada y completa de tal manera que se cubran las necesidades de carbohidratos, grasas, proteínas, fibras, vitaminas y minerales y también la hidratación, lo que permite mantener un óptimo estado de salud y evitar enfermedades relacionadas con la alimentación como la obesidad o los problemas cardiovasculares.

Las recomendaciones de una alimentación saludable para una persona con celiaquía son semejantes a las de las personas que no presentan esta condición, la diferencia es que la dieta de un celíaco debe ser libre de gluten. No hay razón para que las personas celíacas, ya sean niños, embarazadas o adultos, no puedan comer en forma saludable, cuidar su salud, evitar complicaciones y tener una buena calidad de vida. 

Los celíacos no pueden consumir trigo,avena, cebada ni centeno. Photo by Freepik

 

Dieta libre de gluten

Al comenzar con la dieta libre de gluten, a algunos celíacos les cuesta recuperar el peso perdido, mientras que otros pueden subir de peso más fácilmente. Esto ocurre porque el intestino delgado comienza a recuperar las vellosidades que se dañaron a causa de la ingesta de gluten y la absorción de nutrientes vuelve a normalizarse.

Muchos de los alimentos industrializados que no contienen gluten en su composición, pueden contener mayor cantidad de grasas y azúcares para mejorar su sabor y textura, los cuales si se consumen en exceso, pueden ocasionar el aumento de peso.

En nuestro país, las recomendaciones para una alimentación saludable están basadas en las Guías Alimentarias para la población argentina elaboradas por el Ministerio de Salud de la Nación. Éstas brindan las siguientes recomendaciones:

  • Incorporar a diario alimentos de todos los grupos (carnes, vegetales, frutas, lácteos y cereales sin gluten) y realizar al menos 30 minutos de actividad física. Para esto se debe realizar las 4 comidas diarias, comer tranquilos, practicar actividad física regular al menos 3 veces a la semana, elegir alimentos de elaboración casera y mantener una vida activa.
  • Tomar a diario 8 vasos de agua segura: no debemos esperar a tener sed para tomar agua, debemos incorporar agua segura, sin azúcar o agregados.
  • Consumir a diario 5 porciones de frutas y vegetales en variedad de tipos y colores: debemos lavar bien las frutas antes de consumirlas, comer al menos medio plato de ensaladas con el almuerzo y cena, 3 frutas por día, y aprovechar las de estación.
  • Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio: debemos evitar cocinar con sal, agregarla en mínimas cantidades al final de la cocción, utilizar condimentos aromáticos, disminuir el consumo de embutidos, enlatados, chacinados, etc.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas inscriptas como libres de gluten y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal: debemos disminuir el consumo de golosinas, azúcar de mesa, gaseosas comunes, dulces, panificados de pastelería, manteca, margarina, grasa vacuna o de cerdo, crema de leche. Cuando las consumimos debemos controlar la porción.
  • Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados: debemos incorporar al menos 2-3 porciones al día, elegirlos descremados, controlar las fechas de vencimiento, elegir quesos de pasta semi blanda y blanda, debido a que contienen menos grasa.
  • Al consumir carnes quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado e incluir huevo: debemos hacer en lo posible una variedad de carnes en la semana, por ejemplo 2 o 3 veces carne vacuna, 2 veces pollo y 1 o 2 veces pescados. Siempre cocinarlas bien y elegir cortes magros. Se puede consumir 1 huevo diario por persona, evitando que sea frito.
  • Consumir legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca: al menos 3 veces por semana debemos incluir legumbres, combinadas con arroz o fideos son una buena opción. Elegir cereales integrales como arroz, harinas integrales, entre otras.
  • Consumir aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas: un promedio de 2 cucharadas soperas al día por persona es lo adecuado, pero debe ser aceite crudo, de maíz, girasol, oliva, canola, etc. Evitar las frituras. Los frutos secos, aceites y semillas aportan “grasas buenas” para el sistema cardiovascular.
  • El consumo de bebidas alcohólicas inscriptas como libres de gluten debe ser responsable. Los niños, adolescentes y mujeres embarazadas no deben consumirlas. Evitarlas siempre al conducir.

Estas guías también hacen hincapié en la actividad física. Es importante combinar una buena alimentación con actividad física regular, ya que favorece el funcionamiento general de nuestro cuerpo, la movilidad, la fuerza muscular, la vitalidad y la respiración. Además nos ayuda a controlar la ansiedad, el estrés y mantener un peso adecuado.

Más información en:

Asociación Celíaca Argentina

Empezamos el año a full y casi como poniendo piloto automático retomamos las rutinas habituales. El trabajo, el colegio y la casa están siempre primeros en la lista y ocupan nuestro tiempo y atención.

Las cantidades de actividades van en ascenso y muchas veces nos vamos olvidando de atender nuestra alimentación. La vorágine nos lleva a resolver “al paso” lo que vamos a comer, olvidando que una dieta balanceada y saludable es clave para tener la energía que todas nuestras actividades requieren.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, en Argentina el exceso de peso es un problema que aumenta año a año tanto en adultos como en niños y adolescentes: 1 de cada 3 chicos lo presentan, mientras que en los adultos la situación es peor: más de la mitad lo padece.

La buena alimentación es un hábito que se enseña y se aprende con el ejemplo. Varios estudios demuestran que una alimentación con exceso en grasas y azúcares afecta la posibilidad de que los hijos también lo padezcan tanto por herencia, como por estilo de vida.

El exceso de peso sumado al sedentarismo potencia la posibilidad de tener complicaciones cardiovasculares a futuro. Y, además, puede generar un déficit en el desarrollo de la motricidad fina en niños pequeños y hasta influenciar en su desarrollo cognitivo.

Hoy tenemos a disposición una gran variedad de opciones en las góndolas y lo importante es aprender a elegir y comprar con conciencia. Por eso, a la hora de llevar los platos a la mesa, te acercamos estos tips que pueden ayudarte a mejorar tu alimentación:

  • Programá las comidas de la semana. Te ayudará a prever la cantidad justa de los alimentos que necesitas. En consecuencia, no habrá comida de más o de menos en tu casa y evitarás tener “por las dudas” productos ultra procesados o caer en el delivery como opción frecuente en tu mesa.
  • Armá tu plan de comidas en función del contexto donde van a ser ingeridos. Si comés en el trabajo, buscá recetas fáciles y cómodas de comer. Si comes afuera, elegí platos con alimentos frescos y verduras variadas.
  • Hacé, como mínimo, las cuatro comidas. Y si sentís hambre aumentá la frecuencia de ingestas cada tres horas agregando colaciones (frutas frescas, secas, yogur descremado o turrones).
  • Llevá los platos servidos a la mesa sin acompañarlos con la fuente principal. Así restringís el acceso fácil a un segundo plato y queda fuera de tu vista para no tentarte.
  • Masticá bien la comida. Favorece la digestión y asimilación de nutrientes.
  • Convertí las comidas en un espacio para disfrutar y compartir en familia o con amigos. Evitá comer en exceso priorizando el espacio de encuentro en vez de poner el foco en la experiencia gastronómica.

 

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667

Contenidos exclusivos para Viví Saludable

Medicamentos ¿libres de gluten?

Designed by Freepik.

 

El tratamiento de la celiaquía no requiere medicación, sin embargo, en algunos casos es necesario ingerir algún medicamento para tratar otra patología. En esos casos, debemos ser cuidadosos, ya que ciertos fármacos pueden contener gluten en sus excipientes.

Es importante avisar al médico sobre nuestra condición, en caso de que nos prescriba algún medicamento, ya que deberá indicar fármacos libres de gluten. Si el profesional desconoce esta información, se recomienda sugerirle que incluya sólo la droga específica del producto para que tengamos la posibilidad de encontrar una marca libre de gluten.

Es recomendable también informar al profesional de farmacia para que contraste la información ofrecida por el médico. Si en la farmacia no disponen de información, sugerimos consultar la Guía de Medicamentos elaborada por la Asociación Celíaca Argentina o contactar directamente al laboratorio.

Productos de Higiene y Cuidado Corporal 

Cremas y bases. Designed by Freepik.

 

Actualmente, no existen estudios científicos que determinen que el uso de productos de higiene y cuidado corporal (como shampúes, jabones, productos cosméticos, cremas, entre otros) que contengan gluten en su composición generen un daño en las vellosidades del intestino de las personas celíacas.

Pero sí hay conocimiento de que existen algunas personas celíacas que presentan reacciones como dermatitis o alergias en la piel. Si bien no existe una legislación para este tipo de productos, como sí sucede con los alimentos, muchos elementos de higiene y cuidado corporal pueden incluir gluten en sus formulaciones, por lo que frente al desconocimiento se recomienda no utilizarlos.

Para que puedas conocerlos, la Asociación también realiza un listado de productos de Higiene & Cuidado Corporal libres de gluten donde se incluyen cremas faciales y corporales, cosméticos, shampúes, productos de coloración capilar, emulsiones, productos de higiene y cuidado bucal, maquillajes para niños, protectores solares, entre otros.

 

Más información en:

Asociación Celíaca Argentina

La alimentación es un factor clave para mantener la salud, sin embargo, en las vacaciones debemos prestar atención a los alimentos que consumimos ya que solemos pasar más tiempo fuera de casa, los días son más largos y los horarios se desordenan un poco.

 

Desayuno Saludable. Designed by Freepik.

 

Una de las opciones más elegidas en esta época veraniega es el consumo de helados y otros alimentos que contienen gran cantidad de azúcar, como las facturas, tortas o panqueques. Para disfrutar las vacaciones y las tardes de cosas ricas sin excederte en el consumo de azúcares, tené en cuenta los siguientes consejos:

  • Evitá las bebidas azucaradas. Además de aportar un extra considerable de calorías, su contenido en azúcar es excesivo.
  • Elegí helados que contenga frutas, ya que son más saludables.
  • Reducí el consumo de azúcar blanco refinado de mesa. En lo posible reemplazalo por miel, stevia u otros edulcorantes.
  • Consumí productos de pastelería como facturas o tortas solo esporádicamente o con moderación.

En Viví Saludable pensamos en brindarte las mejores ideas y, para que puedas hacer tu propio helado rico y saludable, te dejamos una receta muy simple:

Helado de arándanos y banana:

Ingredientes: 2 bananas bien maduras, 1 taza de arándanos, leche a gusto.

Instrucciones:

Pelá y cortá las bananas en pedacitos y llevalas al freezer por lo menos 30 minutos. Procesá las bananas con los arándanos y, si hace falta, agregá un poquito de leche. Colocalos en moldes para helados y llevalos al freezer por dos horas.

También podés probar estas recetas de Jumbo A La Carta SIN AZÚCAR:

Heladitos de chocolate elaborados con banana, dátiles y pasta de maní.

 

 

 

 

Heladitos de durazno con yogur, bañados en chocolate y granola.

 

Riquísimos brownies de porotos negros, con frosting de palta.

 

 

 

Pizza de remolacha, granola, higos y frutos rojos: rica y bella!

 

 

No olvides, también, que ante cualquier duda, debés consultar con tu médico.

Equipo de Nutrición de Jumbo

Las vacaciones son sinónimo de tiempo libre y disfrute, por lo que pasarla bien no debe ser un impedimento para las personas celíacas o para quienes deben llevar una dieta libre de gluten.

Por eso, resulta indispensable informarse anticipadamente para decidir qué lugar es más conveniente para pasar nuestras vacaciones o tiempo de descanso. Por lo general, el criterio de selección es conocer si será posible encontrar alimentos libres de gluten, elección que también aplicará para la familia o el grupo de amigos que acompañe.

Además, es recomendable que informemos en todos los lugares donde nos traslademos sobre lo que implica la condición celíaca, concientizando a las empresas hoteleras y gastronómicas acerca de las necesidades de la comunidad celíaca. Turistas con helados sin TACC. Designed by Freepik.

Recomendaciones a la hora de viajar: 

  • Antes de salir de viaje, se recomienda contactarse con la Filial o Asociación correspondiente a cada provincia o país de destino.
  • Visitar los sitios webs de las asociaciones de celíacos del país elegido, donde seguramente se encuentre información sobre restaurantes y hoteles que ofrecen menú libre de gluten.
  • Llevar siempre un certificado confeccionado por un profesional de la salud que indique el diagnóstico de la celiaquía y la necesidad de trasladarse con alimentos sin TACC. Este certificado puede ser requerido a la hora de cruzar la frontera o en aeropuertos nacionales e internacionales (siempre y cuando se lleven alimentos libres de gluten dentro del equipaje).
  • Todo alimento que traslade junto al equipaje, deberá estar rotulado correctamente (RNE, RNPA, fecha de elaboración, vencimiento). No se aconseja trasladar alimentos de elaboración artesanal ya que pueden ser no autorizados para ingresar a otros países.
  • Si el viaje es en ómnibus o en avión, al realizar la reserva del ticket/pasaje, se recomienda consultar si se provee comidas o refrigerios libres de gluten durante el viaje.
  • Si el hospedaje será en un hotel, consultar previamente si se ofrecen opciones libres de gluten u optar por la modalidad de un Apart para poder cocinar los propios alimentos de forma segura.
  • En caso de no tener acceso a alimentos industrializados libres de gluten, recordar que se pueden consumir todo tipo de frutas, vegetales, carnes frescas, huevos, etc.
  • Para los primeros días de viaje, se recomienda llevar siempre algunos alimentos SIN TACC (por ejemplo infusiones, galletas, tostadas de arroz, entre otros), de modo que sea posible comenzar las vacaciones y tomarse el tiempo necesario para localizar puntos de venta de productos específicos.
  • Si viajamos a un país donde se habla un idioma diferente el nuestro, podemos tener en mente algunas frases para facilitar la comunicación y evitar confusiones, como por ejemplo: “¿Este alimento es libre de gluten?”, “¿Cuentan con un menú libre de gluten?”, “¿Dónde puedo encontrar un restaurante que ofrezca platos libres de gluten?”.
  • Evitar el ayuno. No ingerir alimentos durante períodos prolongados puede ser perjudicial para nuestra salud. Por eso, en el equipaje de mano, se aconseja llevar siempre algunos alimentos como barritas de cereal, frutos secos, galletitas o snacks (siempre envasados e inscriptos como libres de gluten).
  • A la hora de trasladar alimentos, las bolsas con cierre zip pueden ser una buena alternativa y así evitar los recipientes plásticos.
  • Conseguir un mapa del lugar y señalizar los establecimientos que comercializan alimentos libres de gluten.

La celiaquía no representa ningún impedimento para salir de vacaciones si se siguen las recomendaciones anteriormente mencionadas.

Se debe priorizar pasar unas buenas vacaciones, organizando previamente el viaje y adaptándose sin que la dieta libre de gluten resulte una complicación.

Más información en:

Asociación Celíaca Argentina
www.celiaco.org.ar

Pasta con tomate y albahaca by Freepik

 

En las vacaciones estamos más distendidos, la rutina se olvida, las obligaciones se reducen y el control en los hábitos saludables se flexibiliza. Se suele salir a tomar algo o comer fuera de casa y de esta forma, sin precauciones, podemos aumentar considerablemente el consumo de grasas.

Sin embargo, con pequeños cambios podés preparar platos sabrosos y saludables, para disfrutar de tus vacaciones o tiempo de relax.

Te compartimos algunos tips para que puedas realizar una correcta selección de alimentos:

  • Elegir preferentemente carnes magras, retirando la grasa visible de las mismas y la piel del pollo antes de cocinar.
  • Disminuir el consumo de alimentos con un alto contenido de grasas saturadas como lácteos enteros, carnes grasas, productos de pastelería, embutidos y fiambres, entre otros.
  • Evitar los fritos: cocinar los alimentos al vapor, horno, parrilla, plancha o hervidos en lugar de frituras.
  • Optar por aceites puros de girasol, maíz, oliva, canola, etc.
  • Aumentar el consumo de alimentos con grasas saludables como aceitunas, paltas, frutas secas, semillas y pescados magros.

Desde Viví Saludable, te acompañamos en el camino de crear hábitos más saludables, incluso en el verano y en las vacaciones. Asimismo, no olvides consultar al médico ante cualquier duda.

Equipo de Nutrición de Jumbo Argentina

El ser humano tiene en su cuerpo un promedio de 65% de agua y cada día perdemos a razón de dos litros por sudor, respiración y orina. Es necesario adoptar hábitos para recuperar estos líquidos, especialmente en épocas de altas temperaturas, porque el equilibrio cuerpo lo requiere y un organismo bien hidratado es un organismo sano.

Si bien es cierto que en todas las estaciones y en las distintas etapas de la vida debemos dedicarle especial atención a la reposición de agua, es prioritario considerarlo en períodos de mucho calor y cuando sufrimos mayores pérdidas de líquidos: como al hacer ejercicio intenso, ante fiebre, vómitos, diarreas o quemaduras.
Seguir leyendo >

Cómo moderar el consumo de sal en estas fiestas

En una época del año en la que las grandes comidas y cenas suceden con extraordinaria frecuencia, es necesario prestar atención a los alimentos que consumimos para evitar abusos y posibles complicaciones.

Entre los cuidados, es necesario controlar nuestro consumo de sal. Para esto, debés tener en cuenta tanto la sal que añadís al plato con el salero, como también la que contienen los alimentos desde su origen.
Seguir leyendo >

Ya estamos en diciembre y comienzan los típicos encuentros diarios con amigos y familiares para festejar. Entre tantos almuerzos, meriendas y cenas de festejo, solemos descuidar nuestra salud cardiovascular, abusando de alimentos ricos en grasas saturadas y abandonando la actividad física.
Seguir leyendo >

La navidad y el año nuevo representan un momento para compartir con nuestros seres queridos y degustar diferentes preparaciones culinarias. Para que todos podamos disfrutar, planificar un menú especial de fiestas libre de gluten no es imposible.

Si tenemos un invitado celíaco o intolerante al gluten, una buena idea es adaptar todo el menú para evitar la contaminación cruzada y así generar un ambiente inclusivo.
Seguir leyendo >

Se aproxima el final del 2017 y comenzamos a ver las vidrieras vestidas de rojo y verde, algunas ventanas cercanas se prenden y apagan gracias a las luces de los arbolitos. Comienza esa etapa del año entre nostálgica y feliz en la que las reuniones con seres queridos tienden a multiplicarse, como así también la cantidad de comida que ingerimos.

Seguir leyendo >

La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales.

Por eso, una vez recibido el diagnóstico, es importante estar informado y asesorarse correctamente. También resulta de vital importancia informar del diagnóstico a los familiares, amigos y por sobre todo, a las personas que convivan con la persona celíaca, a fin de acompañarla para llevar una correcta alimentación libre de gluten.
Seguir leyendo >

Los beneficios de realizar actividad física de manera regular son indudables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda “movernos” al menos 30 minutos por día, ya que llevar una vida activa no solo se relaciona con una mejora en la percepción del bienestar, sino que además disminuye, por ejemplo, la incidencia del sobrepeso, la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Seguir leyendo >

Muchas veces vamos al supermercado, y con el objetivo de realizar compras más saludables, comenzamos a observar los rótulos de los productos. Allí nos surgen dudas acerca de cómo interpretar esta información, especialmente en relación a los ingredientes y al aporte de nutrientes, como pueden ser sodio, carbohidratos, fibras, entre otros.

Seguir leyendo >

El 14 de noviembre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, instaurado en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Su propósito es aumentar la concientización sobre la enfermedad, dando a conocer las causas, los síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a ésta.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se desencadena cuando el organismo pierde su capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia. Una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente y ésta queda circulando en la sangre (hiperglucemia) dañando los tejidos con el paso del tiempo.
Seguir leyendo >

Recomendaciones para reducir el consumo de sal

A menudo no somos conscientes de la cantidad de sal que consumimos.

Para prevenir la hipertensión y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y de accidentes cerebrovasculares, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda consumir 5 gramos diarios. En la actualidad en la Argentina, el consumo de sal por habitante es de 11 gramos al día, más del doble de lo recomendado.

Según el Ministerio de Salud de la Nación las principales fuentes de ingesta de sal en la Argentina son los panificados, embutidos, quesos, caldos procesados, productos de copetín o snacks y conservas (enlatados).

Seguir leyendo >

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la ingesta de grasas no debería superar el 30% de la ingesta calórica total para evitar un aumento de peso y el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles (obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, etc).

Te sugerimos reducir el consumo de grasas saturadas trans e incrementar el consumo de grasas insaturadas. Para eso te recomendamos:

Seguir leyendo >

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que, si se ingieren azúcares libres, aporten menos del 10% de las necesidades energéticas totales; además observaron  mejoras en la salud cuando se reducen a menos del 5%.

Se llaman azúcares libres a todos aquellos que los fabricantes, quienes cocinamos o los propios consumidores añadimos a los alimentos o las bebidas que vamos a consumir, así como también azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes,  jugos y concentrados de frutas.

Seguir leyendo >

El 16 de octubre de cada año, se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación  (FAO). Su finalidad es concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

En conmemoración, el Ministerio de Salud de la Nación hace énfasis en que incorporemos a nuestra dieta 5 porciones de frutas y verduras al día para lograr una alimentación más sana y prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, diabetes y obesidad, entre otras.

Seguir leyendo >

1 de cada 100 argentinos puede ser celíaco

¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es la intolerancia permanente al gluten, sin lugar a dudas, de las más frecuentes en la humanidad.

El gluten es la proteína que se encuentra presente en el Trigo, Avena, Cebada y Centeno (T.A.C.C.).

La Celiaquía se presenta en personas que tienen predisposición genética a padecerla y pueden padecerla tanto niños como adultos. Actualmente, aunque se desconoce la causa, la incidencia es mayor en mujeres, que en varones. Esta condición puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta la adultez.Seguir leyendo >

¿Sabías que es posible llevar una vida más saludable?

Desde la Fundación Cardiológica Argentina venimos trabajando desde hace muchos años en la promoción de la toma de conciencia y la difusión de la importancia que tiene la incorporación de hábitos saludables. Por eso, proponemos lograrlo a través de pequeños cambios, con un gran impacto en nuestra salud cardiovascular. No es tan difícil como se cree, nos ayuda a sentirnos mejor y nos otorga rápidamente resultados favorables.Seguir leyendo >