Se dice que la hipertensión es un asesino silencioso. No da síntomas y, sigilosamente, afecta a 3 de cada 10 argentinos mayores de 18 años.

Por esto, es esencial tomarnos la presión regularmente y conocer nuestras cifras. “Hablamos de hipertensión cuando los valores están por arriba de 140/90 mmHg ‒o 14/9‒, de manera sostenida en el tiempo”, explica la Dra. Judith Zilberman, presidente de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

La presión debe tomarse dos veces, con 1 minuto de diferencia como mínimo, para tener un mejor registro. ¿Y con qué frecuencia? “1 o 2 veces por año, si la persona es sana. Hay que tener en cuenta si los padres o abuelos son hipertensos, para controlarse más seguido”, dice Zilberman.

8 consejos para controlar la presión

La hipertensión puede conducir a un infarto, un accidente cerebrovascular, deterioro cognitivo, enfermedad renal y muchos otros problemas. Para mantenerla bajo control, la Dra. Zilberman recomienda:

1. Tomar la medicación que indique el médico. 7 de cada 10 hipertensos no tienen la presión controlada.

2. Llevar una dieta baja en sodio. Evitar el uso de sal y de alimentos como embutidos, quesos, panificados, bebidas y aderezos que contengan mucho sodio.

3. Comer alimentos con potasio. Este mineral ayuda al cuerpo a contrarrestar el sodio. Bananas, pasas de uva, papas, batatas y brócoli cocinado son algunas opciones. También existen sales modificadas con potasio.

4. Hacer actividad física aeróbica: caminar, correr y nadar, entre otros. El ejercicio regular ayuda a bajar los valores de presión.

5. Reducir las tensiones. Terapias como yoga, meditación y mindfulness siempre son beneficiosas.

6. Hidratarse bien.

7. Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol.

8. Mantener un peso saludable.

Ante cualquier duda, consultá a tu médico de cabecera.

Deja tu comentario