En el marco del Día Mundial de la Inocuidad Alimentaria, que se celebra el 7 de junio, aprovechamos para contarte de qué se trata y cuáles son las claves para consumir tus alimentos de manera segura.

La inocuidad de los alimentos es la ausencia de peligro en los alimentos que pueden dañar la salud de las personas, y engloban todas las acciones orientadas a garantizar la máxima seguridad posible. Los peligros transmitidos por los alimentos pueden ser de naturaleza microbiológica (como por ejemplo bacterias y virus), químicos (como residuos de pesticidas), y físicos (como restos de vidrios) y todas con frecuencia son invisibles a la vista.

La inocuidad juega un papel muy importante a la hora de garantizar la seguridad de los alimentos desde la etapa de cosecha, pasando por la producción / elaboración, almacenamiento, distribución hasta el consumo final.

La Organización Mundial de la Salud propone 5 claves para la inocuidad de los alimentos:

CLAVE  1 – Mantené la limpieza.

  • Lavate las manos antes de preparar alimentos y a menudo durante la preparación.
  • Lavate las manos después de ir al baño.
  • Lavá y desinfectá todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos.
  • Protegé los alimentos y las áreas de cocina de insectos, mascotas y de otros animales (guardá los alimentos en recipientes cerrados).

CLAVE 2 – Separá alimentos crudos y cocinados.

  • Separá siempre los alimentos crudos de los cocinados y de los listos para comer.
  • Usá equipos y utensilios diferentes, como cuchillas o tablas de cortar, para manipular carne, pollo y pescado y otros alimentos crudos.
  • Conservá los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre crudos y cocidos.

CLAVE 3 – Cociná completamente.

  • Cociná completamente los alimentos, especialmente carne, pollo, huevos y pescado.
  • Herví los alimentos como sopas y guisos para asegurarte que alcanzaron 70°C (158°F). Para carnes rojas y pollos, cuidá que los jugos sean claros y no rosados. Se recomienda el uso de termómetros.
  • Recalentá completamente la comida cocinada.

CLAVE 4 – Mantené los alimentos a temperaturas seguras.

  • No dejes alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Refrigerá lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecibles (preferiblemente bajo los 5°C).
  • Mantené la comida caliente (arriba de los 60°C) antes de servir.
  • No guardes comida preparada por mucho tiempo, aunque sea en la heladera
  • No descongeles los alimentos a temperatura ambiente.

CLAVE 5 – Usá agua y materias primas seguras.

  • Usá agua tratada para que sea segura.
  • Seleccioná alimentos sanos y frescos.
  • Elegí para preparar tus comidas,  materias primas seguras como leches y quesos pasteurizados.
  • Lavá las frutas y las hortalizas, especialmente si se comen crudas.
  • No utilices alimentos después de la fecha de vencimiento.

Cuidando estos detalles, protegemos nuestra salud y la de nuestra familia y no nos exponemos a enfermedades que podrían afectar seriamente nuestra salud.

Deja tu comentario